3 Claves para disfrutar de los beneficios de escribir un diario

Recientemente participé en un retiro de silencio y meditación en el que se nos animó a los participantes a llevar un registro de nuestras experiencias y reflexiones en un diario, es decir, practicar la técnica del denominado journaling (estamos cada vez mas invadidos de anglicismos!) o mantener un diario personal. En diferentes momentos del retiro tuvimos meditaciones enfocadas en algún pensamiento o experiencia específicos, como por ejemplo, descubrir y reconectar con nuestra cualidades más esenciales e intrínsecas y observar qué es lo que bloquea su expresión natural en nuestra vida. Después de la meditación disponíamos de tiempo específico para reflexionar y escribir sobre la experiencia, y al  mismo tiempo, dejar que se plasmara en el diario todo lo que necesitáramos o sintiéramos en ese momento e ir ampliando así nuestra auto-exploración.

Como varios participantes comentaron al final del retiro, la práctica de plasmar las experiencias, aprendizajes y reflexiones en las páginas del diario tuvo un efecto realmente mágico, sanador y terapéutico. Era como estar hablando con alguien y sentirte escuchado y comprendido. Y todo lo hacía uno mismo.

Sin duda, hay algo especial y profundamente beneficioso en dedicar un tiempo a plasmar nuestros pensamientos y experiencias en las hojas de un diario (importante, no en un dispositivo electrónico con pantalla, no, tiene que ser un diario tradicional y con el método de escritura convencional con bolígrafo, lápiz o rotulador). A medida que vamos soltando esas ideas y dejando que nuestro bolígrafo o utensilio de escritura vaya surcando la página, empezamos a disfrutar de un curioso y muy agradable fenomeno de sincronicidad entre pensamiento y acción. Lo que pensamos se está plasmando literalmente en la página del diario y a la vez, para poder ir escribiendo lo que pensamos, vamos sintiendo la necesidad de ir reduciendo la velocidad de nuestra mente (habitualmente nuestros pensamientos surgen con demasiada velocidad como para que podamos irlos anotando!)

Y entonces es cuando sucede la magia y sientes que tu mano, literalmente, se suelta. La escritura adopta una fluidez asombrosa y en las páginas del diario se suceden las ideas encadenándose unas con otras fácil y continuadamente. En el proceso, notarás que tu mente se vuelve muy activa y energética. Cuando decides terminar el proceso de escritura te sentirás con más energía, con gran bienestar y con una agradable sensación de vitalidad y lucidez.

Por supuesto, hay que practicar un poco antes de alcanzar este punto óptimo y para ello te recomiendo que pongas atención a tres aspectos clave:

1) Escribe para ti. No escribas para nadie más, ni siquiera pienses que alguien podrá leer tu diario en algun momento. Date permiso para escribir lo que sientas sin limitaciones. Este es uno de los puntos realmente beneficiosos en la practica de escribir el diario.
2) No te preocupes por el formato ni la inteligibilidad. De nuevo, no tienes que enseñarle a nadie el resultado. Suelta tu mano y deja que recorra tu diario a su manera, tal vez ni se entiendan algunas cosas, no importa, no cortes el fluir de tu inspiración. No te limites a los simbolos del lenguage escrito, puedes usar dibujos, garabatos, lo que surja, sin restricciones.
3) No busques un sentido secuencial en lo que escribes. Deja que tus ideas fluyan de forma fluida sin necesidad de concatenarlas. La mente no funciona de forma secuancial sino que funciona a saltos, salta entre temas y entre el pasado, el presente y el futuro. Deja que tu escritura refleje el funcionamiento natural de tu mente. Sin embargo, si notas que empiezas a desarrollar algo específico de modo natural y enfocado, sigue por ese camino, ahí es donde descubrirás cosas sorprendentes.

Los expertos recomiendan 20 minutos de escritura en el diario cada día, por lo menos, aunque puedes prolongar el tiempo si lo necesitas. Prueba esta experiencia empezando por las mañanas, antes de empezar tu actividad diaria, dedica unos momentos a plasmar tus experiencias y reflexiones en tu diario. También es recomendable hacerlo por la noche. Observa cómo te sientes y todo lo que puedes descubrir de ti.

Comparte con nosotros en Atentamente tus experiencias si lo deseas, nos encantará saber de ti y de tus logros practicando la escritura en el diario.

Y, sobre todo, disfruta y sigue progresando y creciendo!

Atentamente,

Guillermo Simó